RSS Feed

El bombardeo de Wieluń 01-09-1.939

Posted by Arcana Mundi

Siempre se ha tenido a bien en considerar el bombardeo de las posiciones polacas en la península de Westerplatte el primer acto de guerra de la Segunda Guerra Mundial en el teatro de guerra europeo, (en Asia ya llevaban tres años de guerra).
Sin embargo no todos opinan igual.
         Cuando dio comienzo la campaña polaca, de nombre en clave Caso Blanco, (en alemán “Fall Weiss”) el 1 de setiembre de 1.939 la Fuerza Aérea Alemana, (Luftwaffe) inició una serie de ataques en masa contra objetivos clave: concentraciones de tropas, aeródromos, puentes, vías férreas, centros de mando y control, etc. Antes de que el corriente  landser” alemán comenzase su ataque a Polonia, las aeronaves germanas ya estaban desde hacia horas a pleno rendimiento en su labor destructora.
         Múltiples enclaves urbanos fueron bombardeados en Polonia sólo el primer día de guerra. La razón por la que éste en concreto merezca una atención especial es doble. En primer lugar porque el múltiple bombardeo de Wieluń es considerado en la biografía oficial de la Segunda Guerra Mundial como el primer ataque a una núcleo habitado polaco, por lo tanto el primer acto de la Segunda Guerra Mundial europea. Sea como sea existen divergencias respecto a la hora exacta del primer ataque. La de las 04:40 AM la confirman varios testigos que aún hoy recuerdan la hora exacta del ataque alemán. El profesor e historiador polaco Tadeusz Olejnik afirma que la hora de ataque de las 05:45 AM no puede ser cierta, puesto que el ataque no hubiera cogido en la cama a la mayoría de la población. La segunda razón tiene que ver con la carga emocional y simbólica del ataque. Se ha hecho una analogía más o menos acertada, sobre todo en la historiografía polaca entre el ataque de Guernica y el de Wieluń. Ambos son considerados una muestra clara de cómo los regimenes fascistas, (especialmente el nacional socialista alemán) sienten un absoluto desprecio por la vida humana y cualquier consideración de carácter humanitario.
         El 01 de septiembre de 1.939 la Luftwaffe atacó a las 04:40 AM al enclave polaco de Wieluń. Esto es, cinco minutos antes de que el viejo acorazado alemán Schleswig Holstein hiciera llover sus granadas sobre las posiciones polacas de la península de Westerplatte. Sea como sea no hay nada seguro al ser tan estrecho el margen horario.
         Antes del primer ataque un Dornier DO 17P de reconocimiento partió para localizar e informar sobre el objetivo. Pese a sus esfuerzos la niebla hizo costoso localizar la población, de hecho hubo dos intentos. Según fuentes alemanas 29 cazabombarderos Junkers Ju 87B Stuka” pertenecientes al Sturzkampfgeschwader 76 que se hallaban bajo el mando del capitán Walter Sigel salieron del aeródromo de Nieder-Ellguth a las 05:02 AM del 01 de septiembre de 1.939. Unos veinte minutos más tarde la unidad alcanzó la pequeña ciudad de Wieluń sin oposición y dejaron caer 29 bombas de 500 kilos y 112 bombas de 50 kilos. Los atacantes estaban protegidos por los Bf 109D del Zerstörergruppe 2. La primera escolta debía partir a las 04:22 AM, (una escuadrilla) y la segunda a las 04:22 AM, (tres escuadrillas) pero ambas misiones fueron pospuestas por el mal tiempo que conllevó un pequeño retraso sobre los horarios previstos. La primera escuadrilla terminó por salir a las 04:50 AM y las otras tres a las 04:57 AM. Pese al pequeño retraso las condiciones meteorológicas llevaron a la pérdida total de un caza y su piloto cerca de Namysłów y otros dos tuvieron que realizar aterrizajes forzosos en Radziejów, los pilotos de estas dos últimas aeronaves sobrevivieron. No sus naves, que acabaron desguazadas por ser acabar siniestro total.
         Una segunda oleada de 29 “Stukas” del Sturzkampfgeschwader 2 Immelman comandada por el mayor Oskar Dinort atacó a su vez la ciudad poco después. El objetivo del I/StG 2 era una brigada de caballería polaca. Según parece un “Stuka” de esta unidad recibió el impacto proveniente de fuego terrestre, viéndose forzado a aterrizar cerca de la ciudad de Rubinitz volcando en el proceso.
A la segunda oleada siguió una tercera a las 02:00 PM.
En total 380 bombas de aviación que sumaban 46.000 kilos fueron lanzadas sobre la ciudad. Según los documentos alemanes el enclave seguía siendo presa de las llamas a las 06:00 PM. La pequeña ciudad acabó destruida entre un 70% y un 75%. En el centro urbano la aniquilación llegó al 90%. Respecto a las muertes civiles no hay datos claramente definidos, es más, la orquilla es extremadamente amplia. Se han manejado muchas cifras: 2.000, 1.300, 1.200, 100 e incluso 2.169. Esta última cifra es llamativa, pues jamás se han realizado estudios exhaustivos acerca de la mortandad en Wieluń. Ha habido autores que rebajan la cifra muchísimo. En el bando polaco se ha afirmado que jamás se sabrá la cifra exacta por el abandono del enclave por parte de muchos habitantes y la gran mortandad polaca que conllevó el alargamiento del conflicto mundial. También se ha dicho que lo alemanes enterraron en una ignota fosa común los cuerpos.
No hemos de olvidar que el acontecimiento histórico tiene una carga emocional en Polonia. Respecto a la intención criminal de los alemanes a la hora de atacar un pueblo indefenso por el mero deseo de crear miedo no fue tal. Los documentos alemanes indican que el objetivo del ataque fue dañar a los efectivos militares polacos que hacía poco había sido localizada en el núcleo urbano. Esas fuerzas ya no se hallaban allí, además, la niebla dificultó en gran medida las operaciones, de hecho la Luftwaffe perdió varias aeronaves. El primer ataque afectó gravemente al Hospital de Todos los Santos pese a que éste mostraba en su tejado una gran cruz roja. Según declaró el director del hospital Zygmunt Patryna 26 pacientes, 2 monjas, 4 enfermeras murieron en el ataque.
En los años 1.978 y 1.983 se celebraron en Alemania juicios para aclarar que había ocurrido en el ataque al hospital. La conclusión a la que llegó la fiscalía alemana fue que la niebla y la escasa luz en aquel horario, todavía nocturno conllevó que los pilotos alemanes no supieran a ciencia cierta a que estaban atacando.
--------------------------------------------------------